Yo me quedo en casa

fLICKR jUNTOS

Transferencias monetarias y su efecto en las beneficiarias

Publicado: 2020-03-26

El domingo 15 de marzo, en mensaje a la nación, el presidente Martín Vizcarra declaró “el estado de emergencia nacional, por el plazo de 15 días, a consecuencia del brote del Coronavirus (COVID-19) en el país, que implica el aislamiento social obligatorio” (Agencia Andina, 2020). La medida, si bien está siendo aplicada de manera similar en varios países de la región para aplanar la curva de crecimiento de la pandemia (BBC News Mundo, 2020), ha suscitado una duda: ¿Qué sucederá con aquellas personas sin capacidad de ahorro que trabajan para el día, para quienes no trabajar por 15 días no es una opción? 

El Gobierno, considerando este escenario, publicó el Decreto de Urgencia N° 027-2020, cuyo fin es “reforzar el Sistema de Vigilancia y Respuesta Sanitaria frente al COVID – 19” y “la reducción de su impacto en la economía peruana”. Precisamente en el artículo 2.1. del DU se aprueba un bono de S/380 para las personas con mayor vulnerabilidad:

2.1 Autorízase el otorgamiento excepcional y por única vez de un subsidio monetario de S/380,00 (TRESCIENTOS OCHENTA Y 00/100 SOLES) a favor de los hogares en condición de pobreza o pobreza extrema de acuerdo al Sistema de Focalización de Hogares que se encuentren en los ámbitos geográficos con mayor vulnerabilidad sanitaria definidos por el Ministerio de Salud (MINSA).

Líneas más adelante, se encarga al programa Juntos esta responsabilidad:

3.3 Encárgase al Programa Nacional de Apoyo Directo a los más Pobres – JUNTOS del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social el otorgamiento del subsidio monetario al que hace referencia el numeral 2.1 del artículo 2, a través de subvenciones, las que se aprueban mediante Resolución de Dirección Ejecutiva del referido Programa Nacional.

Cuál será el grado de efectividad de esta medida y qué otros efectos directos e indirectos tendrá en diversos frentes son preguntas que saltan a la palestra. No hay una opinión unificada; sin embargo, nuestro país ya tiene experiencia en transferencias monetarias: el programa Juntos. Son casos diferentes: hasta el momento la disposición es que el bono de S/380 —bono “Yo me quedo en casa”— se entregue una sola vez y no está sujeto a alguna condición objetivamente verificable más allá de exhortar a los y las beneficiarios(as) a acatar el aislamiento, mientras que Juntos viene ejecutándose hace años y es un programa de transferencias condicionadas. No obstante, en su operativización guardan una relación importante: ambos son entregados a las mujeres. A propósito de ello, recordemos las conclusiones de una reciente investigación impulsada por el CIES.

Transferencias y la experiencia peruana

El estudio ¿Beneficios o perjuicios para las mujeres? Cómo el Programa Juntos afecta a las mujeres usuarias en el Perú*, de Ligia Alencastre y César del Pozo, ambos investigadores del Centro Bartolomé de las Casas (Cusco), se enfocó en este punto. La dación del dinero a las mujeres, para los autores, citando a Veras-Soares y Silva, “se sostiene en la hipótesis que las mujeres utilizan los incentivos monetarios en el consumo de bienes y servicios que contribuyen al bienestar familiar, tales como: alimentos, ropa para los niños, útiles escolares, entre otros” (Alencastre Medrano y Del Pozo Loayza, 2017).

Por ello, ambos estimaron los efectos del Programa Juntos en dimensiones del bienestar individual de las mujeres usuarias para el caso peruano: salud, acceso a información, participación laboral, decisiones reproductivas, relaciones intrafamiliares y violencia de pareja. Su metodología consistió en emplear la Encuesta Nacional de Demografía y Salud Familiar entre los años 2004-2014 y el estimador de dobles diferencias. Complementaron los resultados econométricos con una breve exploración cualitativa de tales efectos en centros poblados de Cusco y Apurímac, lo cual dio pie a lograr conclusiones cuantitativas y cualitativas en varias dimensiones, pudiendo tener dos de ellas paralelos con el bono “Yo me quedo en casa”.

En el tema de las relaciones de género intrafamiliar, encontraron “alguna evidencia cuantitativa significativa sobre efectos del Programa Juntos […]; en particular, se encuentra que en hogares con hijos mayores de 5 años, la probabilidad que las compras grandes del hogar sea tomada por ambos es mayor en 26 puntos porcentuales”. En esta línea, en su análisis cualitativo concluyen que “las mujeres entrevistadas habrían ganado espacios de toma de decisiones dentro del hogar; sin embargo, su ámbito de influencia se sigue concentrando principalmente en lo cotidiano la crianza de los hijos y los gastos del hogar”.

Por otro lado, el estudio “encontró alguna evidencia cuantitativa significativa sobre efectos del Programa Juntos en la reducción de la violencia de pareja en mujeres con hijos mayores de 5 años; en particular, se encuentra que la participación en el programa reduce en 10 puntos porcentuales la probabilidad de ocurrencia de violencia emocional”. Asimismo, Juntos “podría considerarse como una estrategia que influye positivamente en el proceso de empoderamiento de las mujeres, porque les brinda la oportunidad, a muchas por primera vez, de tener en sus manos dinero en efectivo que les da poder para decidir”.

Finalmente, resaltamos las evidentes diferencias entre el bono “Yo me quedo en casa” y Juntos, aunque también ciertas convergencias. Permite que la mujer administre el dinero y con ello gane poder en la dinámica intrafamiliar como demuestran Alencastre y del Pozo; sin embargo, la expone a encargarse —nuevamente—de las compras y, en este contexto, a arriesgarse al contagio, aunque sin este bono igual alguno de los dos o ambos tendría que exponerse al salir a trabajar.


* Estudio ganador del XVII Concurso Anual de Investigación CIES.


Escrito por

Rincón Académico

Diseminación y difusión con base en la investigación. CIES: construyendo conocimiento para mejores políticas.


Publicado en

CIES Consorcio de Investigación Económica y Social

Asociación de 49 instituciones peruanas dedicadas a la investigación y la docencia en ciencias económicas, ambientales y social.